Archive | April 2014

Dressed in Virtue – Week #4 Women’s Retreat Devotions


We look forward to seeing you THIS Friday at Women’s Retreat! We are going to have a fantastic time together and Nicole Johnson Anna Street, Lt. Colonel Marthalyn Needham and Anita Renfroe are going to bring the Word in a mighty way!

See you Friday!

 

Week Four…

 

So, chosen by God for this new life of love, dress in the wardrobe God picked out for you: compassion, kindness, humility, quiet strength, discipline.

 

Another beautiful selection from what God has picked out for us…

What does wearing humility look like? Is that the same as wearing humble clothes? I don’t think so. Maybe we can get more of a handle on what wearing humility is by looking at it’s opposite – arrogance. We all know people who are dressed in arrogance. It’s not about their actual clothes. Women can wear “humble” outfits and be arrogant in them. Women can dress in clothes that cost more than my car, and have a spirit of humility. Ah, there’s the word I’m looking for… spirit. Humility looks like a spirit. A spirit that is unpretentious, meek (not weak) and modest – which doesn’t just mean having everything covered, it also means reasonable and simple. A spirit that transcends whatever actual “clothing” it happens to be wearing.

Humility might best be described as a quality that makes you invisible. Not invisible like it doesn’t matter if you’re there or not, more like a cloak of invisibility that allows you the freedom to serve others without drawing attention to yourself or your deeds of service. No one notices your clothes or your car, just your heart.

One other unique thing about wearing humility is that it is invisible to the wearer as well. You don’t really know when you’re “wearing” it, but others do. Not because they notice you “wearing” it, but because they notice what you’re doing while wearing it. Women wearing humility never ask, “Do you like this new humility? I got it on sale last week!” That would turn humility into something more like the Emperors New Clothes. Instead, when clothed in humility, women serve and love others and everyone notices the beauty, not the brand.

 

I can’t wait to join you in Orlando very soon. We’ll talk more about these things and explore the journey toward abundant life together. And prayerfully, with eyes of kindness and a spirit of humility, we will walk forward with God confidently and beautifully, dressed as one who is loved and cherished. Clothed from the inside out.

 

Cuatro.

“Así, escogidas por Dios para esta nueva vida de amor, vestidas con la vestidura que Dios escogió para nosotras: compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia”

Otra hermosa selección de lo que Dios ha escogido para nosotras es: Humildad. ¿Cómo nos veríamos vestidas de humildad? ¿Es esto lo mismo que vestirnos con ropa humilde?… No lo creo.

 

Quizás se nos hace más fácil imaginarnos cómo vestirnos de humildad mirando la arrogancia que es lo opuesto. Todos conocemos a personas que se visten con arrogancia. No se trata de cómo te vistas. Las personas pueden usar trajes de “humilde” pero ser arrogantes. Muchas personas pueden vestirse con ropa que cuestan más que mi coche- auto, y tener un espíritu de humildad. ¡Ah… ésta es la palabra que estaba buscando… “espíritu”!. La humildad se puede ver como un espíritu. Un espíritu que es sencillo (no débil)… modesto, que no significa “tener todo cubierto”, sino que significa ecuánime y prudente. Un espíritu que trasciende la real “ropa” que llevas puesta.

. La humildad puede ser mejor descrita como una cualidad que te hace “invisible”. No invisible como si no importara que estuvieras ahí o no, es como una capa de invisibilidad que te da la libertad para servir a los demás sin llamar la atención hacia ti misma o a las obras de servicio que haces. Nadie se da cuenta de tu ropa o tu auto, sólo se dan cuenta de tu corazón.
Otra cosa única sobre el vestirse con la humildad es que, es “invisible” para el que la viste. No se da cuenta cuándo está “vistiéndola “, pero es notorio para los demás . No porque se dan cuenta de lo que “lleva puesto”, sino porque se dan cuenta de lo que está haciendo mientras lo lleva puesto.

 

Las mujeres vestidas de humildad nunca preguntan, “¿Te gusta esta nueva humildad? ¡Lo compré en el especial de la semana pasada! Eso convertiría la humildad en algo más parecido a los trajes nuevos de los Emperadores. En cambio, cuando nos vestimos con la humildad, amamos y servimos a los demás y todos notan la hermosura, la gracia, no la marca del vestido que llevamos puesto.

Estoy muy deseosa de reunirme con ustedes en Orlando, ¡ya muy pronto! Hablaremos más acerca de estas cosas y exploraremos juntas el camino hacia la vida abundante. Y en oración, con ojos de bondad y un espíritu de humildad, vamos a caminar hacia adelante con Dios, con confianza y muy bien vestidas como una que es amada y apreciada. ‘Vestida de adentro hacia afuera.’

 

 

Dressed in Virtue – Week #3 Women’s Retreat Devotions


Week Two…

 

So, chosen by God for this new life of love, dress in the wardrobe God picked out for you: compassion, kindness, humility, quiet strength, discipline.

 

Let’s take a look at something from the “rack” that God has picked out for us to wear…Kindness.

So, now that we have been chosen for a life of love, and we want to dress in what God has picked out, how do we wear kindness? Or perhaps better asked, where is kindness worn? I happen to notice kindness the most when I see it reflected in someone’s eyes. A person can perform a kind act, but if I want to know if they are a kind person, I need to see their eyes. Notice a woman’s eyes when she’s looking at something she loves. Her eyes are soft and tender, loving, and kind. Now, notice those same eyes when she’s looking at something more difficult to look at, an unsightly man laying on the sidewalk, a rude cashier in the checkout line, is there still a softness there, a tenderness in her look? That’s kindness.

An important distinction: kindness is not “politeness”. To the contrary, sometimes it’s not polite to be kind or kind to be polite. Remember the book/movie, “The Help”? Set in the 1950’s and 60’s the story revealed a group of women who were polite to a fault, yet quite unkind in their spirits.

We all have a wardrobe choice of kindness available to us, but depending on how we’ve been looked at in the past (harshly or with criticism) we might have trouble seeing others with the eyes of kindness. This is when we remember that God has indeed chosen us for a new life of love. We look to his face and see the gaze of our adoring father with kindness in his eyes. This gives us exactly the reassurance and strength to reflect kindness to others through our own eyes.

 

Tres.

 

Así, escogidas por Dios para esta nueva vida de amor, vestidas del armario (closet) que Dios escogió para nosotras: compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia”.
Vamos a echar un vistazo a algo que está en el armario de Dios y que ha elegido para que nosotras nos vistamos: Bondad. Así que, ahora que hemos sido elegidas para una vida de amor, y queremos vestirnos de lo que Dios ha escogido para nosotras, ¿cómo nos vestiremos de bondad? O tal vez sea mejor preguntarnos, ¿dónde se ha desgastado mi bondad? Sucede que yo puedo notar mejor la bondad cuando la veo reflejada en los ojos de otra persona. Una persona puede realizar un acto de bondad, pero si quiero saber si es una persona bondadosa, tengo que mirar sus ojos. Observe los ojos de una mujer cuando está mirando algo que ama. Sus ojos son suaves y tiernos, cariñosos y amables. Ahora, observe esos mismos ojos cuando está mirando algo más difícil de ver, un hombre horroroso que se le acerca, un cajero grosero en la fila para pagar, ¿hay todavía alguna suavidad allí, una ternura en su mirada? Eso es bondad.

Notemos una diferencia importante: la bondad no es “cortesía”. Por el contrario, muchas veces no hay que ser cortes para ser amable, ni ser amable para ser cortes. Recuerde que el libro/película, ¿”The Help”? (La Ayuda) ambientada en los años 1950 y los 60 la historia reveló que un grupo de mujeres mostraron excesiva cortesía, sin embargo, mostraron muy poca amabilidad en su espíritu.

Todas tenemos la elección de vestirnos con la bondad que tenemos a nuestra disposición, pero dependiendo de cómo hemos sido vistas en el pasado (si con dureza o con crítica), entonces podríamos tener problemas para mirar a los demás con ojos de bondad. Entonces es cuando recordamos que Dios, en verdad, nos ha elegido para una nueva vida de amor.

Miramos su rostro y vemos la mirada bondadosa en los ojos de nuestro Padre. Esto nos da exactamente la fuerza y seguridad para reflejar bondad hacia los demás a través de nuestros ojos.

Dressed in Virtue – Week #2 Women’s Retreat Devotions


Week Two.

 

All right then, you’ve been chosen by God for a new life of love –

Dress in the wardrobe God picked out for you…

 

I remember distinctly the day I decided to stop wearing what my mother picked out for me to wear. She’d bought a blue jumpsuit for me and pronounced it “adorable”! That wasn’t the word that came to my mind.

I wouldn’t wear it. I couldn’t wear it. It wasn’t “me”. Of course, I didn’t know what “me” was at that time, but I was deciding very quickly what “me” wasn’t. If “me” was that blue jumpsuit, I didn’t want to be “me” anymore.

Things changed from that day forward. My mother didn’t bring home clothes for me, or go school shopping without me – but neither did she hand me money and drop me off to shop for myself. We shopped together. I learned to look at her choices and she learned to respect mine.

So when I read in Colossians that God has a wardrobe picked out for me to dress in, I get nervous. What if I don’t like it? What if it looks like that blue jumpsuit? What if what God wants me to wear isn’t “me”? Not sure I can do it.

That’s why I believe shopping with God must be different. First, God is not like our mothers – let’s get that straight right at the start. Remember, we have been chosen by God for this new life of love, so without fear of hurting God’s feelings, go ahead and step into God’s dressing room. With his love radiating from your insides, take a look at the things that God has already pulled from the rack for you to wear. Things nicer and more beautiful than you would ever have chosen for yourself. Things you could never have afforded on your own. Things that are unique to you and yet uniquely God’s. Think of it like some divine version of “Say Yes to the Dress.” When you stand in front of the mirror, wearing what has been picked out for you, it takes your breath away. It’s not, “This isn’t me, Lord.” I think it’s more like, “Wow, Lord, is this really me?”

Say Yes, not only to the dress, but to the one who made you and the dress!

 

Dos.

 

Muy bien entonces, como hemos sido elegidas por Dios para una nueva vida de amor, vistamos la vestidura que Dios escogió para nosotras. Recuerdo claramente el día que decidí dejar de usar lo que mi madre elegía para mí para que me vistiera. Había comprado un jumpsuit (yompa) azul para mí y dijo: “¡es adorable!” Esa no fue la palabra que vino a mi mente. Yo no lo usaría. Yo no podía llevarlo. No era “yo”. Por supuesto, yo no sabía lo que “yo” significaba en ese momento, pero “yo” quería decidir rápidamente lo que “yo” no era. Si “yo ” era una “yompa azul”, yo no quería ser “yo ” jamás.

Las cosas cambiaron desde ese día en adelante. Mi madre no trajo más ropa a casa para mí, o ir de compras sin mí – pero tampoco me entregaba dinero o me dejaba ir de compras para mí misma. Fuimos de compras juntas. Aprendí a mirar sus opciones y ella aprendió a respetar las mías.

Así que cuando leí en Colosenses que Dios tiene un vestuario elegido para que me vista, me pongo nerviosa. ¿Qué pasa si no me gusta? ¿Qué pasa si se parece a la yompa azul aquella? ¿Qué pasa si lo que Dios quiere que me ponga no es “yo”?. No estoy segura de que pueda hacerlo.

Por esta razón es que creo que las compras con Dios tienen que ser diferente. En primer lugar, Dios no es como nuestras madres …vamos a tomar las cosas correctas desde el comienzo.

Recuerde, nosotras hemos sido elegidas por Dios para una nueva vida de amor, así que sin temor a herir los sentimientos de Dios, sigamos adelante y entremos en el “camerino” de Dios. Con su amor que irradia de nuestro interior, echemos un vistazo a las cosas que Dios ya ha elegido del armario, para que nos vistamos con cosas más bonitas y más hermosas las cuales nunca habríamos elegido por nosotras mismas. Cosas que nunca hubiéramos podido pagar por nuestra propia cuenta. Cosas que son únicas para ti e igualmente únicas para Dios. Piensa en ello como una versión divina de “decir al vestido de boda. ¡Cuando te pones delante del espejo con el vestido que has elegido para ti, te quedas sin aliento! ¿No es así?, ¡”Esta no soy yo, Señor.”! Creo que es más como, “Wow, Señor!, ¿es ésa realmente yo?” Decir sí, no tan sólo al vestido, sino también al que te “hizo” el vestido!